Cuando inicies tu curso de Lectura Rápida vas a aprender un estilo de lectura distinto a la manera tradicional de leer.

Muchos lectores, cuando se acercaron a un adulto o a una profesora o profesor, para expresarle que tenían dificultades en la comprensión de un texto, obtuvieron casi siempre la misma respuesta: "vuélvelo a leer y léelo despacio".

Nosotros creemos que cualquier lector merece una mejor respuesta, sabemos que cuando alguien se atreve a confesar un "no comprendo", está solicitando que le digan precisamente qué debe hacer, para leer mejor.

Merecemos una mejor respuesta, ya es justo que nos digan cuáles son las estrategias que utilizan los mejores lectores, que nos enseñen cómo hacen los que saben leer, para que superemos los eternos problemas de comprensión lectora que padece gran parte de la población de habla hispana.

Para nosotros, "saber leer" implica aprender a conjuntar lo conceptual (ligado a los conocimientos previos), lo visual (técnicas de lectura) y lo procedimental (estrategias de comprensión lectora), como una forma de conducirse y de conducir a otros en una actividad que además de importante debe ser grata: la lectura.

Aprendiendo lectura rápida

Este curso fue creado con el propósito de ayudar a los lectores a mejorar sus habilidades para gestionar conocimiento, a través de la lectura. Para nosotros esto significa formar lectores capaces de localizar y recuperar información, interpretarla y reflexionar sobre ella, en el menor tiempo posible y con la mayor eficacia.

Al iniciarnos en la lectoescritura aprendimos a establecer una relación entre el sonido de nuestra voz y las grafías de un texto. Eso fue necesario en el inicio de nuestra alfabetización, sin embargo, una vez que pasa el tiempo, esta relación entre grafía y sonido genera un límite en la velocidad de lectura; ese límite es la cantidad de palabras que podemos pronunciar y escuchar, cada minuto que leemos.

La mayoría de las lectoras y lectores sólo aprendieron esta parte de la lectura: la relación sonido grafía, están alfabetizados. Regularmente leen palabra por palabra y escuchan su voz cuando le dan sonido a cada palabra, durante todo el texto.

Quien ha sido entrenado en lectura rápida lee por ideas, no por palabras o por sílabas y utiliza estrategias de comprensión en todo momento. Aprender esta habilidad es lo que hace la diferencia.

Nuestro entrenamiento en Lectura Rápida, incrementa tu velocidad y desarrolla tus habilidades de comprensión y análisis. Con lo cual apuntamos a un objetivo: formar lectores que realmente comprendan lo que leen y que lo hagan en la tercera parte o cuarta parte del tiempo que un lector tradicional lo haría.

Incrementar la velocidad en la lectura, entrenar lectura rápida, significa reducir la dependencia que el lector tradicional ha establecido entre comprensión y escucha de lo que lee. Al mismo tiempo, significa realizar un procesamiento de la información de manera ágil, utilizando procesos superiores de pensamiento.

Considera la siguiente idea: para nuestra civillización, la lectura está unida a la comprensión. La lectura es un hecho social, aunque leamos solos, estamos acompañados del autor y de sus ideas. La comprensión implica no solo el recuerdo de lo leído, es también una negociación de significados; leo e interpreto lo que el autor "quiso decir", y esa es finalmente la versión que recuerdo, la que me conté con mis propias palabras.

Valoro un texto a partir de parámetros socialmente aceptados, en cuanto a su contenido y a la forma en que fue escrito. La comprensión de un texto, desde nuestra propuesta es leer preguntando. Por ello en además de lo anteriormente dicho también te enseñamos a preguntar.

¿Quieres que tu estilo de lectura sea diferente al de muchos, muchos lectores y profesionistas? Contáctanos y comprueba que el cambio es posible, es fácil y ya lo estamos logrando con varios profesionistas que ya decidieron ponernos a prueba.

Aprendiendo lectura rápida

Tenemos más de 10 años de experiencia y métodos comprobados

Contáctanos